Todo lo que debes saber sobre el despido disciplinario

Cuando se trata de un despido disciplinario se produce por causas disciplinarias, el trabajador no tiene derecho a ninguna indemnización. Entendemos por despido toda forma de extinción de la relación laboral decidida unilateralmente por el empresario, antes de que esta relación haya finalizado, al amparo de una causa legal que el empresario tiene que alegar y, si procede, probar posteriormente.

De cualquier manera, esto no impide que el trabajador pueda impugnar el despido y solicitar a un juez que resuelva el caso. Si, finalmente, la Justicia determina que el empresario no se ha acogido correctamente a la Ley, la extinción del contrato se puede declarar “improcedente” y, en estos casos, sí se tiene que pagar indemnización: 45 días por año en contratos anteriores a 12 de febrero de 2012 y 33 días por año en los posteriores.

¿Cómo se demuestra que un despido es disciplinario?

Porque el empresario pueda demostrar las faltas del trabajador en caso de que este impugne el despido, conviene siempre dejar constancia de estas faltas por escrito, ya sea vía mail, carta o burofax. De esta forma, el juez podrá comprobar que efectivamente el empresario ha sido advirtiendo al trabajador antes de despedirlo.

El artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores enumera las causas por las cuales el empresario puede despedir de forma procedente a sus trabajadores.

Se trata de incumplimientos graves y culpables por parte del trabajador:

  • Las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad.
  • La indisciplina o desobediencia.
  • Las ofensas verbales o físicas.
  • Abuso de confianza en el desempeño del trabajo.
  • La disminución continuada y voluntaria en el rendimiento.
  • La embriaguez habitual o toxicomanía.
  • El acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacitado, edad u orientación sexual.

El despido disciplinario tendrá que ser notificado por escrito al trabajador, haciendo figurar los hechos que lo motivan y la fecha en que tendrá efectos.

¿Qué efectos tiene un despido disciplinario?

Hay dos efectos claros: por un lado, la extinción de la relación laboral, por lo cual el empresario tendrá que poner a disposición del trabajador la liquidación por finiquito, así como facilitarle el certificado de empresa; de la otra, que esta decisión del empresario de extinguir la relación laboral, la impugne o no el trabajador, se considera en todo caso como situación legal de desocupación que permite al trabajador solicitar las prestaciones por paro.

La indemnización obtenida en caso de despido improcedente no cotiza a la Seguridad Social. Sí que lo hacen los salarios de tramitación, meritados desde el despido hasta la readmisión, en este caso. En cuanto a la tributación, los salarios de tramitación se declaran al IRPF, como el resto de salarios, como rendimientos del trabajo, mientras que las indemnizaciones, siempre que hayan sido fijadas en conciliación o sentencia, restan exentas de tributación.

control