Los turrones y la Navidad

turronesLas Navidades están entrando en la recta final y como quien dice ya solo nos queda comernos el roscón de Reyes para dar paso a la temporada de dietas variadas. Pero si tuviéramos que elegir un producto para destacarlo del resto ese sería sin duda el turrón. En cualquier tienda gourmet podemos encontrar turrones de varios gustos, medidas y orígenes, pero está claro que todos están la mar de buenos y todos necesitan una oportunidad para ser catados como corresponde.

Tipos de turrones

Si tenemos que buscar los orígenes del turrón, deberemos hacerlo con una mirada muy puesta hacia el pasado, y es que se calcula que ya en la Antigüedad Clásica los había y se usaban para comer de forma regular. Tal y como cuentan en el portal directoalpaladar, los griegos ya elaboraban una especie de turrón para alimentar a los deportistas que participan en los Juegos Olímpicos y así poder dotarles de la energía necesaria para pasar las diferentes y exigentes pruebas. Pero el gran cambio proviene de la época árabe, que fueron los que realmente lo introducieron en nuestro país.

Podemos distinguir dos grandes grupos de turrones: el turrón duro y el turrón blando. En el primer caso serían los turrones que son de almendras enteras y que al morderlos notamos que está endurecido. En cambio, el turrón blando es el que está principalmente compuesto por almendras molidas y son más fáciles de romper. Tanto unos como otros están reconocidos debidamente en nuestro país con el sello de denominación de origen, tanto en Alicante como Jijona, los máximos representantes geográficos de turrones en nuestro país.

Podemos encontrar, además, cuatro subcategorías. Estas se miden según el porcentaje de almendra que contienen. Son las categorías: “Suprema“, “Extra“, “Estándar” y “Popular“.

No todo lo llamado turrón… es turrón

Llamamos turrón a muchas cosas, pero propiamente lo serían pocas. De todas formas, está tan extendida la tradición que ya identificamos como tal a todo tipo de pastas con forma y gusto parecido al turrón, incluyendo aquí pralinés, yemas y “turrones” de otro tipo de ingredientes que no sean las almendras. ¡Incluso existe turrón de mojito!

Y luego están las variaciones internacionales. La más conocida es el nougat, que está hecho con azúcar, miel, huevo, almendras, pistachos y vainilla (aunque, como en el caso de los turrones, también hay varidad y podemos encontrar varios tipos de nougat). En Italia -conocida sobradamente por los panetones en la época navideña- podemos ver la presencia de torrones, que vendría a ser como el nougat en lo que refiere a ingredientes pero con la particularidad que se pone entre dos obleas, dándole un aspecto un poco diferente e identificador.

Seguramente se podría hacer un libro sobre la vuelta al mundo en 80 turrones y nos quedaríamos cortos. Por suerte nuestra aquí tenemos una variedad muy amplia y para todos los gustos, por lo que es muy difícil encontrar a alguien a quien no le guste ningún tipo de turrón.

control