¿Qué documentación se necesita para abrir un negocio en Chile?

documentacionLlega un momento, en la vida de muchas personas, en el que sea porque no encuentran empleo, sea porque no les satisface el que tienen, o bien porque tienen aspiraciones laborales que van más allá de recibir un salario por trabajar para otra persona, deciden abrir un negocio, intentar ganarse la vida con una idea, ser sus propios jefes.

Cuando se toma una decisión de este tipo al principio reina la euforia, pero el camino no es nada fácil: hay que seguir una serie de pasos para llevar a cabo un proyecto de estas características y es que la legalizacion de documentos chile no es fácil y hay que hacerlo correctamente, además de tener unas buenas reservas de ilusión. De lo contrario, las dificultades que surgirán seguro durante el proceso desanimarán a más de uno, que lo olvidará y volverá a la rutina de la que quería huir.

Abrir un negocio en Chile

Lo primero que hay que hacer para abrir un negocio en Chile, si no somos residentes en el país, es obtener el Rol Único Tributario, también conocido como RUT, y el organismo que lo proporciona es el Servicio de Impuestos Internos. Una persona natural chilena ya posee un documento equivalente al RUT, que es la Cédula Nacional de Identidad, por lo que no tiene que realizar este trámite.

Pongamos que es este último el caso que nos interesa: entonces lo primero que hay que hacer es decidir qué tipo de empresa queremos crear. Por ejemplo, si vamos a trabajar desde casa lo que estaremos haciendo es una Microempresa Familiar, o MEF, o si crearemos una empresa pequeña con algún asociado y nos interesa en este caso una Sociedad de Responsabilidad Limitada, o también puede que queramos crear una Empresa Individual de Responsabilidad Limitada, es decir convertirnos en persona jurídica, para lo que será necesario, entonces sí, un RUT.

En cualquier caso se requiere dar una serie de pasos, el primero de los cuales la redacción de una escritura que un notario convertirá en pública. Antes de que transcurran 60 días hay que publicar un extracto de esa escritura en el Diario Oficial, y luego se requiere llevar un par de copias de ese extracto al Registro de Comercio del Conservador de Bienes Raíces que corresponda, por domicilio, a la nueva sociedad.

Si se quiere, para llevar un control más exhaustivo, en este punto se puede llevar a la notaría toda la documentación nueva que se haya generado y así se crea una historia de la constitución de la empresa, pero este paso no es obligatorio. En cualquier caso este trámite forma parte de la legalización de documentos.

Finalmente solo hay que presentarse en el Servicio de Impuestos Internos, inscribir la empresa y declarar el inicio de las actividades de la misma. A partir de aquí lo único que hace falta es que la empresa vaya bien y cumplir con las obligaciones tributarias que genere, por supuesto.

Puede parecer que es más fácil explicarlo en unas cuantas palabras que hacerlo, pero no necesariamente es así: ya hace un tiempo que en Chile se puede crear una empresa en un día.

control

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *